¿Estamos protegiendo el derecho de las trabajadoras y de los trabajadores?

¿Estamos protegiendo el derecho de las trabajadoras y de los trabajadores?

No cabe la menor duda que el brote del virus COVID-19 a nivel mundial cambió la forma de relacionarnos y, por cierto, las prioridades de los Estados y de sus habitantes. La emergencia sanitaria ha motivado la toma de durísimas decisiones, cuyos efectos varían desde lo económico e, incluso, desde la convivencia humana. Nuestro país no está exento al dinamismo y al combate de la pandemia, pues en cuestión de semanas, hemos visto políticas públicas que miran (en la medida de lo posible) al cuidado de la salud de la población con los recursos disponibles, materializadas en nuevas normas jurídicas de cumplimiento obligatorio. Ejemplos claros del reflejo de la realidad que debe tener el Derecho lo tenemos en los actos y modificaciones legales emanados a propósito de la declaración del estado de excepción constitucional de catástrofe por parte del Presidente de la República, Sebastián Piñera, vistas particularmente en el Derecho del Trabajo.

Son las y los trabajadores quienes ven con preocupación el escenario actual, pues en menos de un mes calendario han visto mermadas sus condiciones laborales, a causa de empresas que se encuentran imposibilitadas de funcionar gracias al acto de autoridad o por falta de liquidez en el patrimonio por circunstancias anteriores a la pandemia, y también con motivo de empleadores que priorizan la producción por sobre el resguardo de la vida y de la salud como bienes jurídicos imprescindibles de toda persona. Consecuencia de aquello, hubo suspicacia en el ejercicio de la instancia fiscalizadora por medio de la Dirección del Trabajo quien, sabemos, hizo noticia por el dictamen en que autoriza la suspensión de la relación laboral invocando los contagios de coronavirus como caso fortuito o fuerza mayor, y también hubo incertidumbre en el criterio utilizado por los tribunales ordinarios de justicia en la tutela de derechos fundamentales. En definitiva, se puso a prueba una vez más los mecanismos de protección jurídica a trabajadores, quedando en evidencia las falencias en el resguardo de aquellas garantías ya adquiridas con la sola firma del contrato de trabajo, y que la autoridad central debió hacerse cargo de ellas.

En ese orden de ideas, no nos debe sorprender la celeridad de la tramitación de la Ley de Protección al Empleo, pues la presión ciudadana y las constantes críticas de la comunidad jurídica en su conjunto permitieron impulsar cambios en la agenda legislativa laboral que superó la suma urgencia impuesta por el gobierno. Esta nueva norma (que viene también a complementar y modificar, en algunos de sus artículos, el Código del Trabajo) viene a delimitar la procedencia de la causal de caso fortuito o fuerza mayor originada por acto de autoridad y provocada por el descontrol del coronavirus, sea que el vínculo laboral se suspenda o termine (salvo si el fundamento se refiere a las necesidades de la empresa conforme la lectura del artículo 161 del cuerpo normativo anteriormente citado). Además, permitirá mantener el ejercicio de derechos irrenunciables (como pasa con las cotizaciones previsionales y con las normas de protección a la maternidad) y asegurar el pago de remuneraciones con cargo al seguro de cesantía y conforme los porcentajes que la ley prescribe y que se aplicarán de forma decreciente.

Por medio de la modificación legal, solucionamos parte del problema, pero no protegemos de manera íntegra a nuestros trabajadores (me incluyo en la aseveración dado que todos los habitantes de la República conformamos el Estado), pues deja abierta la ventana para que el empleador termine relaciones laborales por cuestiones ligadas a la falta de producción, a la racionalización de recursos e, incluso, por encontrarse ad portas de la liquidación de su patrimonio previa insolvencia y cesación de pagos con sus acreedores. Continuamos dejando en el desamparo a trabajadores que siguen aglomerándose en las oficinas de la Administradora de Fondos de Cesantía (AFC) a la espera de usar su cuenta individual y el fondo solidario para mantener la economía del hogar y la supervivencia de su grupo familiar, sea porque no todos tienen acceso a las plataformas digitales o por la preocupación natural del trámite mismo. Seguiremos viendo, desde lo profesional, a trabajadores que buscarán ayuda para que sus derechos no sean nunca más vulnerados y que nosotros, como abogados y abogadas, aportaremos con la vocación de siempre, para contribuir con un pequeño granito de arena, a la solución del conflicto. De nosotros depende dar una mano a la indefensión, para que sean los propios tribunales de justicia los que restablezcan la normalidad fallando conforme a Derecho y haciendo primar la realidad que hoy vivimos.

El estado de catástrofe como forma de control al Coronavirus. Reflexiones a partir de la situación actual en Chile

El estado de catástrofe como forma de control al Coronavirus. Reflexiones a partir de la situación actual en Chile

Tras el explosivo aumento de casos de contagio del COVID-19 en territorio nacional (a la fecha de redacción de esta nota, contabilizamos al menos 238 casos a nivel país, con 174 personas infectadas sólo en la Región Metropolitana, encontrándose en su gran mayoría con cuadros respiratorios leves y en aislamiento domiciliario), el Presidente de la República, Sebastián Piñera, decretó el estado de excepción constitucional de catástrofe, todo en el ejercicio de sus funciones y conforme prescribe expresamente la Constitución Política de la República en los artículos 41 y 43 inciso tercero (enlace)

Sin perjuicio de lo anterior, ¿qué significa, a grandes rasgos, el decreto de estado de catástrofe? Implica, en términos muy generales, una alteración excepcional al estado de derecho que tiene por fin controlar la calamidad pública (en este caso, la disminución de la curva de contagio) y proteger la salud de las personas durante el plazo de 90 días y que, en caso de prorrogar su vigencia, no podrá exceder los 180 días sin acuerdo del Congreso Nacional y por motivos calificados.  Para ello, este acto administrativo faculta al Presidente de la República para que, con coordinación directa de las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad Pública, restrinjan el ejercicio de algunos derechos fundamentales y garantías constitucionales. A mayor abundamiento, son los siguientes:

  1. Las zonas a que se refiere el decreto que declara el estado de excepción quedan bajo control y supervigilancia del Jefe de la Defensa Nacional designado exclusivamente para este efecto. Éste, a su vez, instruirá a su personal para el resguardo de infraestructura clave en la mitigación de la calamidad pública (hospitales, clínicas privadas, centros médicos, consultorios y SAPUS, centrales operativas de ambulancias, supermercados y farmacias), para el seguimiento de personas con medidas preventivas y obligatorias de cuarentena y, en general, para labores relacionadas con el control del orden público mientras dure lo excepcional.
  2. La restricción de los derechos de reunión y de libertad de circulación de personas. Lo primero aplica en cuanto a la prohibición total a celebrar juntas que alberguen una cantidad determinada de personas (superior a 30) y que implique un contacto social que favorezca el contagio, por ello ya vemos una disminución sostenida con los días en los usuarios del transporte público y el cierre indefinido de malls y centros comerciales. Lo segundo, por su parte, tiene por objeto limitar la libertad ambulatoria de la persona, en cuanto queda la autoridad de la Defensa Nacional a decretar la medida de toque de queda y el cierre de pasos fronterizos terrestres, marítimos y aéreos (medida previamente decretada por el Presidente de la República). Se exceptúan de aquella restricción del ejercicio de la libertad personal los funcionarios de la salud y quienes desempeñen funciones en las infraestructuras claves antes señaladas.
  3. Eventualmente, y de acuerdo al avance de la enfermedad, lo más razonable es privar de manera total el libre desplazamiento de las personas a través de cuarentenas o aislamientos domiciliarios. Ello tiene absoluta justificación en el estado de catástrofe mientras dure la calamidad pública.

En este orden de ideas, es muy importante hacer un llamado a la calma y a respetar, desde todos los sectores de la sociedad, las medidas implementadas y que están próximas a implementarse, todo sea por proteger a la población de riesgo, a nuestras familias y, por ende, por autocuidado.

¿Quién se hace cargo de Portales Oriente?

¿Quién se hace cargo de Portales Oriente?

San Bernardo se desayuna con la rotura de una matriz en Portales Oriente, el corte del suministro de agua potable no sólo afecta a vecinos del sector, si no también a los apoderados del Lincoln College, quienes se enteran que las clases han sido suspendidas por falta de condiciones sanitarias. 

Los vecinos buscamos entonces información en el Facebook de la Ilustre Municipalidad de San Bernardo, pero la noticia más reciente es la publicación de Monina, una gatita perdida el día 7 de marzo. Sobre la rotura de la matriz, sobre el control del transito por los desvíos que ocasionará el trabajo de Aguas Andinas, no hay nada.

Es impresentable que con contingente policial que hay en San Bernardo, y los que vienen de Paine cuando se requiere golpear escolares, no tengamos ahí a un paco dirigiendo el transito, ni uno solo ¿Cómo es posible no mandar a alguien que controle el flujo de los vehículos?

Son varios los registros de problemas y casi choques que se han reportado durante el día por la falta de control de transito por el desvío ocasionado por Aguas Andinas. El mismo Municipio que hoy se interesaba por un gatito no ha facilitado las cosas a los automovilistas, los mismo automovilistas que podrían  perfectamente, pagar la renovación de su permiso de circulación en otra comuna, porque cuando Nora Cuevas, Amparo García, Mariela Araya, Ricardo Rencoret, Jovanka Collao y Orfelina Bustos deciden que está bien pagar 1.500.000 diarios por un container con ruedas para cobrar el permiso de circulación no estipularon que no les importaban las calles de San Bernardo y quienes hacen su trayecto por ella, sólo recaudar plata de una manera fancy y ostentosa.

La municipalidad preocupada de gatitos, carabineros de lanzar lacrimogenas a señoras que hacen el aseo en la plaza, quién sabe, puede ser una espía de la Unión Sovietica. Usted ore para que no choque hoy, o para que Aguas Andinas termine pronto los trabajos, usted queda a la suerte de lo que pase, porque este tipo de cosas a las autoridades les importar un reverendo cuesco.

Presentan recurso de protección contra el Demre por rendición de PSU de Historia y Ciencias Sociales

Presentan recurso de protección contra el Demre por rendición de PSU de Historia y Ciencias Sociales

Hasta la Corte de Apelaciones de Concepción llegó un grupo de estudiantes secundarios para presentar un recurso de protección con orden de no innovar contra el Demre para toma de la PSU de Historia y Ciencias Sociales.

El Consejo de Rectores decidió cancelar de manera definitiva el examen electivo de Historia debido a la filtración de una de sus formas. No corrieron la misma suerte, pese a ser filtrados a internet, los exámenes de Lenguaje, Matemática y Ciencias. 

El recurso presentado por los estudiantes sostiene que la determinación del CRUCh de suspender el examen genera una vulneración al derecho de igualdad ante la ley, derecho a la educación y a la propiedad.

Mientras se presentaba el recurso de protección, otro grupo de estudiantes que ya rindieron la PSU llegaron hasta la oficina regional del Demre para solicitar la inclusión en las fechas de reanudación del proceso que se realizará a fines de enero. 

Los estudiantes que hicieron la prueba alegan que, debido a las manifestaciones afuera de los colegios, no se presentaron las condiciones adecuadas para la realización del examen. Desde el departamento del Demre hicieron un llamado a los delegados presentes en las jornadas de rendición para que confirmen si existieron tales protestas, dando así una posibilidad de incluir a los estudiantes en el proceso que se llevará a cabo los días 27 y 28 de enero. 

Vecino de San Bernardo torturado en Carro Policial

Vecino de San Bernardo torturado en Carro Policial

Una vez más, como ha sido la tónica en San Bernardo, la represión de fuerzas especiales de Carabineros ha sido el principal mecanismo de respuesta ante las movilizaciones ciudadanas que, al igual que en el resto del país, han sido multitudinarias y pacíficas. Esta vez, el pasado día 15 de noviembre y bajo el marco de «la marcha más grande de la historia de San Bernardo» José Romero, se encontraba marchando cuando de manera violenta fue detenido por 5 ofciales que, según José, sin razón ni motivo comenzaron a propinar golpizas trayendo consigo múltiples fracturas, además de insultos raciales y homofóbicos. Como detalló José Romero a través de su cuenta de Instagram: «sufrí de agresión por parte de FFEE quiénes me violentaron con golpes de puño, patadas, mechoneos y escupitajos, también insultandome por mi condición sexual y amenazandome con matarme y desaparecerme. Me obligaron a cambiar la versión de los golpes diciéndome que dijera que todos los golpes y sangramientos serían por una caída, así como también inculparme de haber agredido a un oficial con agua con cloro en sus ojos, cosa que nunca ocurrió. Sufrí 20 minutos apróx. de golpizas entre 5 oficiales dentro del carro policial, fue golpe tras golpe, ni siquiera me daban tiempo para reponerme, me obligaron a sentarme en posición fetal y me levantaban del pelo para seguir golpeandome, estuve toda la noche dando vueltas por hospitales en donde se me obligó a limpiarme la sangre y a decir que fue un accidente».

Pese a las graves amenazas de muerte por parte de los oficiales, José Romero está llevando adelante un procedimiento para denunciar la tortura y discriminación de Carabineros. «fue una noche horrible, que jamás olvidaré. Mi familia y yo nos encontramos mal por todo esto, nunca me espere sufrir tanto daño, tengo la nariz fracturada y un diente trizado, mi torso con hematomas y aún hay impunidad tras estos hecho».

Como Radio 5 Pinos enfatizamos en que este y todos los procedimientos donde esté la tortura y la discriminación presentes son absolutamente repudiables y que, además, contribuyen a la violación sistemática a los derechos humanos que hoy ejecuta el régimen de Sebastián Piñera.

[Opinión] San Bernardo y la incompatibilidad cultural

[Opinión] San Bernardo y la incompatibilidad cultural

Cada año, un colectivo cultural en San Bernardo desaparece ahogado en la falta de interés, pisoteado por el desdén sambernardino y reducido a un recuerdo de sobremesa. Los movimientos culturales, gestados por la necesidad de trampolín político o verdadera intención de fortalecer la cultura local, siempre la han tenido difícil en San Bernardo.

Gracias a las redes sociales hemos podido observar mejor este fenómeno: cuentas de Twitter, Facebook e Instagram en completo abandono constatan esta realidad. Es fácil apilar iniciativas  culturales que no llegaron a celebrar su primer aniversario y pareciera ser un mal actual, pero la triste verdad es que ya es parte de las tradiciones folclóricas de la comuna. 

En 1904, un grupo de jóvenes artistas chilenos, inspirados por el novelista León Tolstoi, deciden emular una comunidad artística de finca rural rusa. La idea era replicar el trabajo que Tolstoi realizó con los campesinos en un lugar alejado de la ciudad, cercano a la naturaleza, donde educó al pueblo y pudo desarrollar su arte. Nuestros artistas criollos inicialmente querían hacerlo en la provincia de Arauco, sin embargo terminó en una propiedad ubicada en la Calle Bulnes de nuestra comuna, un terreno cedido por el escritor Manuel Magallanes Moure. 

En esta Colonia Tolstoyana, los miembros se levantaban temprano para arar la tierra, tomar mate, enseñar de arte, conversar sobre las obras de Pierre Loti y mirar el ocaso del sol. Del lugar se dijo que «poseía el llano encanto y la distinción indefinibles que fue patrimonio de las familias provincianas de fortuna y abolengo. El gusto artístico del dueño de casa, junto con la arraigada tradición del resto de la familia, supieron prescindir de recientes modas importadas y conservar la sencillez de las antiguas costumbres” 

Durante las primeras semanas, la Colonia fue visitada por importantes artistas e intelectuales de la época, no obstante los problemas fueron mayores: la falta de agua para regar los cultivos, la escasa participación de parte de los miembros en el trabajo común y el poco interés por parte de los campesinos locales hicieron que la comunidad cerrara.  ¿Les suena familiar? 

Con el tiempo, algunos de sus miembros formaron un nuevo grupo, el que sí prosperó pero lejos de San Bernardo.

A lo largo del tiempo San Bernardo ha gestado artistas, los que han destacado en diversas áreas, pero colectivamente aún no hay trabajo que reconocer, algo que trascienda de una anecdótica mala experiencia. ¿Será que nuestra comuna está maldita, condenada y no es más que tierra estéril para movimientos colectivos culturales? 

El tiempo lo dirá.