[Opinión] San Bernardo y la incompatibilidad cultural

por | Sep 30, 2019 | Opinión

Cada año, un colectivo cultural en San Bernardo desaparece ahogado en la falta de interés, pisoteado por el desdén sambernardino y reducido a un recuerdo de sobremesa. Los movimientos culturales, gestados por la necesidad de trampolín político o verdadera intención de fortalecer la cultura local, siempre la han tenido difícil en San Bernardo.

Gracias a las redes sociales hemos podido observar mejor este fenómeno: cuentas de Twitter, Facebook e Instagram en completo abandono constatan esta realidad. Es fácil apilar iniciativas  culturales que no llegaron a celebrar su primer aniversario y pareciera ser un mal actual, pero la triste verdad es que ya es parte de las tradiciones folclóricas de la comuna. 

En 1904, un grupo de jóvenes artistas chilenos, inspirados por el novelista León Tolstoi, deciden emular una comunidad artística de finca rural rusa. La idea era replicar el trabajo que Tolstoi realizó con los campesinos en un lugar alejado de la ciudad, cercano a la naturaleza, donde educó al pueblo y pudo desarrollar su arte. Nuestros artistas criollos inicialmente querían hacerlo en la provincia de Arauco, sin embargo terminó en una propiedad ubicada en la Calle Bulnes de nuestra comuna, un terreno cedido por el escritor Manuel Magallanes Moure. 

En esta Colonia Tolstoyana, los miembros se levantaban temprano para arar la tierra, tomar mate, enseñar de arte, conversar sobre las obras de Pierre Loti y mirar el ocaso del sol. Del lugar se dijo que “poseía el llano encanto y la distinción indefinibles que fue patrimonio de las familias provincianas de fortuna y abolengo. El gusto artístico del dueño de casa, junto con la arraigada tradición del resto de la familia, supieron prescindir de recientes modas importadas y conservar la sencillez de las antiguas costumbres” 

Durante las primeras semanas, la Colonia fue visitada por importantes artistas e intelectuales de la época, no obstante los problemas fueron mayores: la falta de agua para regar los cultivos, la escasa participación de parte de los miembros en el trabajo común y el poco interés por parte de los campesinos locales hicieron que la comunidad cerrara.  ¿Les suena familiar? 

Con el tiempo, algunos de sus miembros formaron un nuevo grupo, el que sí prosperó pero lejos de San Bernardo.

A lo largo del tiempo San Bernardo ha gestado artistas, los que han destacado en diversas áreas, pero colectivamente aún no hay trabajo que reconocer, algo que trascienda de una anecdótica mala experiencia. ¿Será que nuestra comuna está maldita, condenada y no es más que tierra estéril para movimientos colectivos culturales? 

El tiempo lo dirá.

Comparte

Sponsors

La Boticueva
Multiespacio 3F
Óptica Vitor
Tetería Del Sur
Ninkasi